Pero ya caminan juntos y el pasado solo es aire.

No hay más, es él.


Él. Él tumbado, él cansado, él sonriendo, él mordiendose el labio inferior y tras ello la punta de la lengua. Sus ojos. Él y sus ojos mirando su dedo deslizandose por mi pecho. Parpadea. Me mira. Prosigue. Su calor corporal me tiene envuelta, envuelta en el palpito de su corazón, demasiado perfecto comparado con mis arritmicos latidos. Noto su respiracion cada vez más cerca,noto como su aspiración roza mi mejilla. Un beso en el cuello, otro, otro... Me pierdo. Me pierdo en su fragancia, en su sabor, me pierdo en los recuerdos. Un susurro en el oído:"te quiero" Un escalofrio. "Yo también". Te gustaria decir algo mejor, pero no hay palabras. La canción que suena sabe expresar mejor ese momento que un montón de palabras sin sentimiento. Parece que todo lo aprendido no sirve para nada, en ese momento me siento en blanco, solo existimos él y yo. Todavía siento la felicidad arropándome cada vez que ese recuerdo me invade la mente, él y nuestros recuerdos, él y lo que nos queda por vivir.

2 comentarios: